Del amor y otros demonios (bueno, sólo del amor)

Hoy me voy a poner seria. Nada de contaros las estupideces que suelo hacer en mi vida diaria, que no soy una payasa las 24 horas del día (de ellas suelo dormir unas 6). Hoy voy a contaros lo que pienso del amor, y a quien no le guste porque está muy bien con su amad@ y se quieren mucho como la trucha al trucho, le recomiendo que pulse en la crucecita de la esquina superior derecha y me deje tranquila con mis paranoias, gracias.


El amor apesta.

Bueno, voy a desarrollar un poco esa idea. Apesta para mí, porque a mi alrededor hay parejas que funcionan, que son felices y se quieren (mis propios hermanos son prueba de ello). Pero eso no lo hace más llevadero, más bien todo lo contrario. Porque lo único que me hacen pensar es ¿y por qué yo no?

Vale, es la forma más egoísta de pensar. Lo suyo sería decir que se lo merecen, que te alegras mucho por ellos, y es cierto, te alegras mucho por ellos, pero alguna vez (aunque sea una) te gustaría alegrarte por ti, que tú también te lo mereces (qué coño, es verdad).

No sé, quizá es que soy un poco pesimista (quizá no: lo soy, pero así parece que lo suavizo un poco), pero he llegado a perder la esperanza de que llegue a encontrar a alguien. Supongo que tendré algún defecto inmenso que soy incapaz de encontrarme... Y no sirve de nada que tus amigas te digan que ya verás, que cuando menos te lo esperes, que ya te llegará... esos tópicos que tod@s l@s solter@s conocemos más que de sobra, y que te hacen morderte la lengua para no soltar una burrada. Porque, reconocedlo, cuando alguien te dice algo así, la frase suele terminar en "como a mí". Pero no es cierto, a ti nunca te pasa.


Está bien, nunca nunca... supongo que lo mío es un caso aislado. Me explicaré mejor. Yo no sé lo que es el amor, más que por la prensa. Conozco lo que es enamorarse como una burra (y podría escribir un libro) pero no sé lo que es que se enamoren de una (y notad que digo enamorarse, no querer porque sí, mis padres me quieren mucho pero francamente...). Tiene que ser una sensación increíble, ésa de que alguien esté pensando en ti tanto como tú piensas en ella.

El otro día comentaba con alguien (y fue muy... dejémoslo en curioso, que quien me lo dijera fuera precisamente ella) lo jodidamente acertada que es la canción de Melancolía de Camilo Sesto, ésa de "Siempre me voy a enamorar de quien de mí no se enamora" o "soy su amigo quiero ser algo más que eso"...

En fin, que con esto no voy a llegar a ninguna conclusión, sólo amargarme un poquito más, y pese a que todo el mundo sabe lo que a los humanitos nos gusta regodearnos en nuestra propia mierda, cierro ya sin releer (porque me va a dar mucho asco de mí misma) el que creo será el post más deprimente de todos los que he escrito hasta ahora.


Os dejo con "Somebody to love" de Queen, que viene que ni al pelo. Hala, ya podéis ponerme a parir en los comentarios, pero al primero o primera que me venga con un topicazo, le muerdo un jojo, aviso ¬¬

PD: La parte buena del día la ha puesto el verle la carita a mi sobrina en la ecografía de los 7 meses...

0 comentarios: