La boda de mi hermano (el feliz ^^)

6 comentarios

Pues sí, por fin llegó el gran día. Después de largos meses de espera, de un tortuoso régimen, de dejarme crecer el pelo... por fin dijeron el "Sí, consiento". Cosa que a mí, por cierto, me suena a "pos bueno, pos fale, pos malegro", pero dado que servidora no cree en las bodas, es lo más cerca que estaría yo de dar un sí xD

Mi hermano (el feliz) y mi cuñá (la feliz) se casaron el sábado pasado en un restaurante con forma de castillito en la carretera de Burgos. Por lo civil y el día de la República, con dos cojones xD No lo hicieron aposta, pero ese pequeño homenaje y el hecho de que entraran al salón con el opening de Starwars hicieron que se me saltaran las lágrimas más que la boda mim-ma.

Para quien no haya sufrido el bodorrio de un hermano, el proceso es más o menos así (me salto los x años de conocer a alguien y estar lo suficientemente loco como para decidir casarse):

- Ir a casa de tus padres por la mañana (en caso de no estar ya allí).
- Esperar en la puerta tres cuartos de hora porque están todos desaparecidos en combate ¬¬
- Ir a la pelu y ponerse al día de los cotilleos de hace tres meses (deberían renovar el revistero)
- Comer poco para que entre el vestido.
- Maquillar a todo bicho viviente que se deje (en mi caso éramos mi madre, mi hermano el feliz al que le habría crecido un alien con forma de grano en mitad de la frente y yo).
- Vestirse tres horas antes de que empiece el cachondeo para estar lista cuando llegue el fotógrafo.
- Como diría Madonna, "Estraicapous"
- Descalzarse y esperar a que llegue la familia con no se sabe muy bien qué intenciones (cuál es exactamente el propósito de dar un mapita del sitio con la invitación, si luego vamos todos en caravana? o_O)
- Hacer de relaciones públicas con tí@s y prim@s a los que no ves desde hace años
- Escuchar n veces (con n tendiendo a infinito) distintas variedades de la simpática coñita "¿Y tú para cuándo?" sin agredir a nadie.
- Escuchar n veces (con n tendiendo a infinito) distintas variedades de la simpática coñita (número dos) "Qué guapa estás - no pareces tú" sin agredir a nadie.
- Leer en la boda (y si ya es un texto extremadamente currrrsi como el que me tocó a mí - escrito por mi hermano, evidentemente - la tarea de no descojonarse entraña alto riesgo).
- Hacer cola para dar la enhorabuena a los novios (aquí no hay hermana que valga, hay que esperar el turno como la que más)
- Más fotos (ahora con los padres de él, los padres de ella, los hermanos de él, los hermanos de ella, los tíos de él, los tíos de ella, y todas sus combinaciones posibles).
- Desgañitarse a base de "Vivan los novios"
- Pegarse en una tarde la comilona que llevas meses evitando (con mucho mucho MUCHO esfuerzo v_vU)
- NO ver cómo los novios parten la tarta porque aquello parecía la presentación de un fumbolista con tanta cámara digital haciendo flash (eso sí, los culos de los fotógrafos los tienes en primer plano).
- Repartir los regalitos (no hubo tabaco, gracias).
- Cambiarse los zapatos que te llevan matando horas (esto es básico, amiguitos) para poder seguir siendo persona.
- Bailar y desmadrarse un poco con la barra libre evitando incómodas miradas de los padres (la parte más difícil es cuando tu madre te pide un traguito de la fanta que tienes en la mano y tú no sabes cómo decirle que una vez mezclado con el vodka eso puede ser un poco complicado).
- Repartir tickets para la barra libre de la discoteca y hacerte colega de los primos de la novia que van casi casi tan borrachos como tú xD
- Hacer fotos a mala ostia dejando ciego al personal cuando ya va ciego de otra cosa.
- Encontrar un alma caritativa que te lleve a casa/hostalmáspróximo.
- Al día siguiente, preguntarse cómo es posible tener agujetas hasta en las pestañas.


Luego tú te vas a casa, mientras que ellos ahora están en Costa Rica de viaje de novios (que por cierto, el viaje de novios o al menos los 15 días de vacaciones que te dan al casarse es la única razón de momento que a mí me llevaría a casarme). Pero vamos, que casi no les odio por eso. O no mucho, al menos ¬¬ Más que odio es envidia de la mala v____v

Pos eso, que ya tengo oficialmente una cuñada que está tan chalada como yo ^^ Y mi hermano ahora es "Mi hermano el feliz Plus" ^^. Y yo soy oficialmente La Hermana Soltera ^^

(Nota aclaratoria: Lo de "el feliz" viene de que cuando empezó a salir con mi ahora cuñada, mi hermano me envió un mensaje desde Alemania - trabajaban juntos y los habían desplazado a los dos allí - que empezaba con las palabras "Soy muy feliz". Por supuesto, me faltó tiempo para enseñar el mensaje por ahí y desjojonarme a su salud ^^ - soy más maja... A partir de ahí, para distinguir a mis hermanos, éste era "mi hermano el feliz" - que no es que el otro no lo sea, pero es que "mi hermano el feliz" suena menos cruel que "mi hermano el cursi". Aunque tengo que reconocer que después de cachondearme tres años de lo ñoño que puede llegar a ser, se le ve que es muy feliz ^___^)

Un país en la mochila: Zupe en Lisboa

9 comentarios

Como ya viene siendo habitual cuando tengo más de dos días seguidos libres, el finde pasado huí de los Madriles para hacer una escapadita eróticofestiva con la parienta a Lisboa (queríamos ir a Londres pero para pagarlo tendía que cambiar a alguna profesión poco honorable tipo pilingui de lujo y como que no). Así que para que l@s malpensad@s vean que sí que salimos del hotel, ahí va una breve crónica del viaje.


Sábado 31 de marzo

A las siete de la mañana (dolorrr) salía nuestro vuelo de la T4, porque semos así de guays y quería evitarme el coger el coche
muchas horas seguidas (es mucho menos cansado quedarse sin dormir toda una noche por estar en el aeropuerto a las cinco de la mañana, dónde va a parar... ¬¬U). Después de un viaje en shuttle al aeropuerto en el que vi pasar mi vida por delante de mis ojos merced a un conductor muy MUY cafre, llegamos a la T4, facturamos después de que nos hagan cambiar de cola cinco veces, y finalmente embarcamos. Diez minutos después de sentarme en el avión, estábamos aterrizando en Lisboa.

Después de un rico desayuno en el aeropuerto de Lisboa, pillamos un bus para que nos lleve cerca del hotel. Primera sorpresa en la marquesina del bus: en Lisboa están a punto de estrenar el musical "Musica no coraçao", basado (oh, sí, SÍ!) en "Sonrisas y lágrimas". Quiero. :3333

Llegamo
s al hotel, y un conserje muy graciosillo nos dice que lo siente mucho pero no quedan habitaciones libres. A mí se me ponen los ojos como huevos (fritos) y entonces se echa a reír y nos dice que es una bromita ¬¬ Y luego nos dice que hay un pequeño problema y es que al ser tan pronto sólo tiene disponibles habitaciones con cama de matrimonio. Vale, ¿y el problema cuál es exactamente?

Unas nueve horas más tarde, salimos a la civilización y damos una vueltecinha por el centro. Comemos/cenamos bacalao, que parece que es típico y tal, echamos unas fotillos y nos vamos a Barrio Alto, armadas con un mapa que debería haber estado en relieve, porque Lisboa tiene más cuestas que Toledo y una ya no está para esos trotes.


Llegamos a Barrio Alto, que aparte de estar en alto tiene muchos garitos para tomar algo (pero en plan tranqui), muchos minicamellos que te ofrecen coca por la calle y relaciones públicas que te intentan vender la moto d
e que su restaurante es el mejor. Uno de ellos, después de descubrir que éramos lesbianas (un fiera el tío) nos recomienda un bar bollo, pero como era pronto de narices, después de tres horas dando vueltas y no encontrarlo decidimos irnos a casa a unas triste doce de la noche. En sábado. >_<


Domingo 1 de abril


Salimos del hotel a las dos de la tarde. Con tranquilidad xD. Comemos en un típico bar de guiris en el centro en el que la comida está buenísima, pero tienes la incomodidad de tener el codo del de al lado clavado en las costillas de lo apiñado que se está. Salimos y pillamos el tranvía para ir a Belem pastores a Belem chiquitos.

El tranvía mola un huevo. Es viejísimo, de madera, y parece que se va a
caer a cachos en cualquier momento (pero aun así se sale). Después de un caminito en el que pasamos por debajo del puente de Mapfre, llegamos a Belem pastores, donde hay una plaga de guiris como nosotras (sobre todo españoles), damos una vueltecita, vemos el monumento del Descubrimiento, luego vamos a la torre de Belem (y entramos y todo), y nos volvemos a Lisboa. Como aún es pronto nos pillamos un tranvía circular que lleva a la Sé (la catedral) atravesando unos barrios un poco chungos. Estamos reventás, así que pillamos unos bocatas en un Subway y nos vamos a papear al hotel.


Lunes 2 de abril

Día de compras. Nos vamos en metro al centro comercial Vasco de Gama, que está por donde la Expo de Lisboa, damos una vueltecilla, hacemos el ganso un rato en un parquecillo en el que hay instrumentos de percusión, entramos en algunas tiendas (pero no compramos ná porque es lo mismo que tenemos en Parquesur). Comemos en un restaurante del centro comercial, y para hacer la digestión nos montamos otra vez en el metro rumbo al centro. Damos una vuelta por las tiendas de souvenirs, nos tomamos un café y vamos para el hotel otra vez, aunque en el camino paramos en el equivalente lisboeta de carreful y compramos el vino de oporto y los quesos que nos pensábamos traer (comprarlos a precio de oro en tiendas típicas nunca mais v_v)


Martes 3 de abril

Vuelta a casa, pero hasta las ocho y media de la tarde no sale el vuelo >_< Así que básicamente, desde las doce que salimos del hotel, no hacemos más que hacer tiempo. Comer, tirarnos al sol, tomar un helao, tirarnos al sol, ser perseguidas por un borracho que nos grita al vernos besándonos, tirarnos al sol...

Vamos al aeropuerto en un latadesardinasmóvil, y vuelta a hacer tiempo: damos una vuelta por una tienda de recuerdos, nos sentamos a esperar, comemos algo, nos sentamos a esperar... Por fin es la hora de salida del avión, nos montamos, y en una hora o así llegamos a Madrid. Esperamos la salida de las maletas y vuelta al jogar dulce jogar.


En fins, pues eso fue todo. El próximo viaje tendrá que esperar pero promete ser a lo grande: Zupe podría cruzar el charco!