Zupecríticas de cine: El incidente

1 comentarios

Ya sé que hace mucho que no escribo en el blog, pero es que no quería hacerlo con una entrada dramas, que era lo único que me ha dado por escribir en este último mes. Y como cada vez que me pongo dramas mis amigos y amigas se preocupan... pues mejor no escribo nada.

Vale, igual la vagancia también ha tenido algo que ver. Denunciadme.

Retomo así mi mala costumbre de destrozar películas al gran público con una nueva zupecrítica de cine, esta vez con la última peli de M. Night Shyalamana-mana (buscaría en San Google -alabado sea- cómo se llama, pero no hay ganas): El incidente, aka "De japenin". Antes de empezar la opinión general es que es flojita. Muy flojita.

La peli empieza en Central Park, donde hay gente haciendo footing (hay gente pa tó), niños que juegan, madres y niñeras que pasean a bebés en carritos, y dos tías que están leyendo en un banco (¿hay gente que queda para leer en un banco? ¿Qué sentido tiene?). Se levanta una brisilla. Una de ellas empieza a ser incoherente en lo que dice, y la otra parece que ve visiones y que ve a la gente haciéndose pupa. Todo el mundo se queda quieto, la tía que estaba diciendo incoherencias se saca el pincho del moño y se suicida.

Vale, como poco es inquietante.

Cambio a un edificio en obras. Empiezan a caer obreros del último piso. Bueno, no a caer: a suicidarse. Además les enfocan cuando están en el suelo hechos un guiñapo.

En dos palabras: totalmente innecesario.

Cambio a un atasco. La típica actividad de claxon, un poli por ahí en medio. De pronto se callan todos. El poli empieza a caminar hacia atrás, y se escucha un disparo. Cae al suelo. Sale un pavo del coche, coge la pistola y se suicida. Y así se van rulando la pistola (hasta que se quede sin balas, supongo).

Bueno, pues sí, es un principio muy raro y muy inquietante. Yo creo que son extraterrestres (es que nos habían puesto el trailer de la nueva pinícula de Expediente X - quiero verla - y ya me he metido en el ambiente).

Cambio de escena a una clase en un instituto. Mark Wahlberg aka el hombre del ceño fruncido hace de típico profe enrollao de ciencias. Yo mientras tanto estoy rezando para que los alumnos no empiecen a suicidarse clavándose los bolis en los ojos (aunque es algo a lo que yo me he visto tentada muchas veces durante la carrera xDDD). Pero no, la directora interrumpe la clase porque se ha declarado un estado de emergencia y se han suspendido las clases (¿por qué eso sólo pasa en las películas?).

En fin, que el profe y su novia se va con otro compañero y su hija pequeña a nosequé casa de las afueras, para ir tienen que ir en tren, pero el tren se queda parado e incomunicado en mitad del campo. Las noticias que les llegan son que la plaga ésa de suicidios se va extendiendo por toda la costa Este, y hay así como que alarma social (lo cual veo lógico, no como cuando aquí hay huelga de camioneros y la gente se aprovisiona como si viniera una guerra ¬¬). El amigo del profe se va a Princeton a buscar a su parienta porque está preocupao el hombre, y camino de Princeton (donde están todos ahorcados de los árboles) el coche en el que va se estampa -a propósito- contra un árbol, y como él no muere en el accidente, se empieza a cortar las venas con los cristales del suelo. Ugh.

Como los ataques terroristas (o lo que sean) se producen en núcleos de población, la gente empieza a desperdigarse por el campo, cada vez formando grupos más pequeños porque en cuanto son muchos les afecta el yuyu éste de matarse. Y entonces el profe llega a la conclusión (no sé muy bien por qué) de que son las plantitas que están lanzando toxinas a lo bestia que afectan al cerebro, y que tienen que huir del viento.

Así que el profe, su novia, la niña y otros dos pubertines forman un comando para correr por el campo, en busca de una casa con comida o algo. Encuentran un piso piloto, una casa con gente acojonada dentro que se carga a los dos pubertines a escopetazo limpio por allanamiento (EEUU is different), y una chocita donde vive una vieja loca (la vieja loca es lo que más acojona de toda la peli).

Pasan la noche en la choza, y la vieja loca sale al jardín, le llega la brisa y la vuelve loca del todo, y para suicidarse empieza a correr contra la casa (nótese el "contra", que no "hacia": hace carrerilla para estamparse contra las paredes y ventanas una y otra vez).

Y de pronto, en medio de una bonita escena de amor entre el profe y su novia de "me has puesto los cuernos pero te perdono porque estamos a punto de morir", aunque salen al campo y está la brisa asesina, no se mueren, y es que igual que empezó todo, se terminó todo así de bruscamente.

Peeeero, no se terminó todo, porque sale un epílogo en un parque de París en el que de pronto sopla la brisa, la gente se queda quieta, y empieza a caminar hacia atrás... ninoninoninonino...

Moraleja: Tenemos que cuidar el planeta porque es vengativo de cojones.

Conclusión: Desde ahora miraré a mi bambú de ikea con otros ojos ¬¬.