Oiga, a Chamartín?

1 comentarios


Pues eso, que me piro de vacaciones a visitar a mis bolleras de Una Coruña.

Sed buenos!

Diario de una operación

0 comentarios

Lunes 21 de julio

¡Mi primer día (oficial) de vacaciones! Me levanto temprano (no tanto como si estuviera trabajando, que seré tonta, pero no gilipollas), porque tengo que empezar con la medicación (unas pastillas muy rallantes que por lo visto podían causar entre otras cosas alucinaciones - a mí sólo me dieron las "otras cosas": mareos y náuseas, qué grande soy) y porque tengo un par de recados pre-operatorios que hacer antes de ir a casa de mis padres a comer, uno de ellos ir a cambiar los cristales de mis gafas de sol por unos cristales sin graduación. ^^

Voy a casa de mis padres a comer, les repito unas veinte veces que sí, que me estoy tomando la medicación como debe de ser, me tomo un par de tilas (estoy tranquila, pero aun así...), y nos vamos a Madrí a la clínica ^^

Llegamos a la clínica y cuando me identifico me hacen una prueba en la que me miran los ojos mientras que yo veo un paisaje de una casita en una pradera y me dan drogas. Mola ^^

Nos metemos mis padres, mi hermano y yo en la sala de espera y me aburro mientras leo una revista de bebés (la otra opción era una revista de coches y ni yo soy tan bollera). Me llaman para la operación. La chica que me guía me pone un camisón de hospital, unos patucos y un gorro para la operación. Me recuerdo a Cartman cuando le implantan el chip en la pinícula de South Park ^^U

A partir de ahí, básicamente me putean xD Me hacen tumbarme en una camilla, me echan colirios en los ojos que escuecen mucho ¬¬ Me hacen levantarme para ir a otra sala y me echan más colirios ¡_¡ Me ponen un parche en un ojo y me llevan a una sala de espera que me recuerda a alguna peli de miedo sobre manicomios donde hay más gente con camisón y gorrito sentados con los ojos cerrados, me sientan y me echan otros colirios más. Sufro mucho X_¡

Al cabo de un rato, parece que es mi turno, llega mi doctor (creo y espero), vestido de operación, con su gorrito (verde, nada de licencias artísticas a lo "Anatomía de Grey" xD) y su mascarilla, y otra chica también de verde me lleva a la sala de operación. Allí me tumbo en otra camilla, pero esta vez con un chisme enorme encima de la cabeza, que supongo que es la máquina del láser. Me dicen que va a durar poquito, que no me mueva, apagan las luces y empieza la acción. Me ponen una cosa en el ojo para que no lo cierre, y tengo que mirar a una luz roja fijamente, lo cual es más jodido de lo que parece, sobre todo cuando te están hurgando con un palito en el ojo, y porque cada vez que te hurgan dejas de ver una luz para ver una mancha roja y otra verde (?!) Momento gore: cuando me enchufan con el láser huele a... emmmm barbacoa de Zupe, supongo, y luego me riegan con suero hasta el punto de que me llega hasta el cogote. Me ponen la lentilla de protección, me quitan el parche del ojo y me lo ponen en el otro. Esta vez, como ya me lo sé, no hago más que moverme, pero por fin terminan, me dan la enhorabuena, y me llevan otra vez a la sala ésa de meditación, me dan más drogas, más colirios y allí me quedo esperando a que se acuerden de mí. Al cabo de un rato vuelve mi doctor, me mira los ojos con un parato y me sacan de allí a unos sillones donde me van a buscar mis padres (histéricos perdidos igual que antes, pero sorprendidos de que haya tardado tan poco, algo más de media hora), me pongo las gafas de sol que me dan allí tipo niña de la Puebla y me voy a casita. *_*

De la clínica al coche voy con los ojos cerrados, y con mi madre guiándome, pero sin caer en la cuenta de que la gente también son obstáculos, así que me llevo un par de codazos de buen rollo. Me meto en el coche, todavía con los ojos cerrados, y reprimo las ganas de cantar algo de Stevie Wonder. Llego a casa, por fin abro los ojos, y empieza la obsesión paterna por los colirios y las lágrimas (cada media hora "Ven pacá que te echo X"). Me tumbo un rato, me quedo frita, ceno, me tumbo otro rato, y me voy a mimir. De momento guay, porque no me duele nada, sólo que no veo *_*


Martes 22 de julio
Después de una noche en la que no he hecho más que llorar (pero espontáneamente, no de pena ni de dolor ni nada) me despiertan a las 8 (ocho) de la mañana (AM!!!) para echarme un p*t* colirio. ¿He hablado ya de la obsesión de mis padres con los colirios? Pues eso.

Me engancho al clinex (porque con tanto llorar no hago más que sorberme los moquetes), me enfundo las gafas de sol y bajo a desayunar. Toca revisión en la clínica, pero esta vez en Getamola, así que cuando termino me pego un duchazo y me voy con mi padre como perro lazarillo a la clínica. Allí el doctor me hace leer las típicas letras y después de tratar de descifrarlas como puedo, me dice que estoy estupenda, que tengo como un 80% de visión y que en pocos días tendré el 100%. Volvemos a casa con mi padre dándome ánimos ("No sé cómo te ha dicho que tenías el 80%, si no has dado pie con bola"). En fin...

Llegamos a casa y como no puedo hacer nada, me tumbo en el sofá. Más gotas. Me aburro. Me pongo el ipod. Más gotas. Me aburro. Y así ad infinitum. Bueno, ad once de la noche, que es cuando decido irme a la cama porque así por lo menos no me echarán más gotas *snif*


Miércoles 23 de julio

No he dormido nada con el p*t* calorrrr. Toda la noche dando vueltas en la cama (qué chungo es dar vueltas en una cama de 90, por cierto) con el ipod, hasta que me quedé dormida cuando estaba amaneciendo, para que mi madre me despertara otra vez a las ocho (8) de la mañana (AM, sí) para echarme el primer colirio del día. Para más inri, me molesta muchísimo abrir los ojos, y cerrarlos. Me molesta la luz, me molesta que no hago más que llorar, y me molesta que tengo la nariz hecha un cristo de tanto sonarme *snif*

Y ahora voy a hacer un copy paste de buen rollo. Me tumbo en el sofá, más gotas, me aburro, me pongo el ipod, me doy cuenta de que el ipod se ha quedado sin batería por tenerlo puesto por la noche v_v, me pongo la SER, más gotas, me aburro, etc. etc.

Por la tarde voy con mi madre al naturjaus (10 kilazos he perdío, oiga ^^), y a mi casa a por ropa, porque lo que yo pensaba que iba a ser un postoperatorio de un par de días, tiene pinta de ir para largo. Mi madre aprovecha la coyuntura para empezar a ordenarme la habitación y a decirme que tengo la cama que parece que va de viaje... *Dejavu de hace un par de años* Como no hago más que sonarme y se me secan los ojos por segundos, nos volvemos corriendo a casa en el metro.

Más sofá, más gotas, y ahora no me da tiempo a aburrirme porque estoy demasiado ocupada intentando (sin éxito) encontrar una postura en la que no me molesten los ojos. Veinte millones de instilaciones más tarde (a eso de las once de la noche), a la cama a mimir.


Jueves, 24 de julio

Sorprendentemente, me encuentro mucho mejor que el día antes (es lo que tiene dormir), y como puedo abrir los ojos, ni siquiera me molesta que me levanten a las 8 de la mañana estando en vacaciones para echarme el p*t* colirio ^^

Toca otra vez revisión, esta vez con la oftalmóloga, para ver si me puede quitar las lentillas, y sí, me las puede quitar, lo cual es un alivio inmenso, porque aunque la sensación sigue siendo un poco rara, las lentillas me estaban matando después de tres días nonstop. Hasta puedo abrir los ojos por la calle (tapándome un poco cuando da mucho el sol). Los pajaritos cantan y las nubes se levantan ^^

Vuelvo a casa, y me aburro igual que el resto de los días, pero meno. Además, me han quitado un colirio (algo es algo) y las drogas alucinógenas que me tenían medio mareada. Así que ahora puedo, no sólo escuchar "Amor en tiempos revueltos" y "Victoria" (dos telenovelas que al parecer mi madre sigue con verdadera devoción), además de España Directo, Gente y demás desgracias, sino que ¡puedo verlos! (con muchas reservas, puedo mirar la tele de vez en cuando, luego cuando me molesta me tumbo y tal).

A las nueve, la cena, viendo el parte, como de costumbre, y aguanto poco más, hasta las once, en que el aburrimiento me puede y me voy a la cama.


Viernes, 25 de julio

Como ya voy viendo un poquito mejor, empiezo a planear la huída. Sobre todo porque estoy viendo que mi padre se está aprovisionando demasiado, y parece que planean tenerme en casa mucho más tiempo (y a mí ese ritmo desenfrenado que llevan mis padres me mata). Me paso el día soltando indirectas de "cuando vuelva a casa... MAÑANA...", "pues sí que veo bien hoy...".

Además, que me preocupa estarme aficionando yo también a "Amar en tiempos revueltos" v____v


Sábado, 26 de julio

La huída. Durante el desayuno, que me hago yo antes de que me lo preparen otra vez como si estuviera inválida, les digo que me vuelvo a casa. Y como pese a mis indirectas del día anterior, les pilla de sorpresa, consiguen retrasar la vuelta hasta la tarde, después del cumpleaños de mi sobrina.

Más sofá. Más gotas. Más aburrimiento...

Después del cumpleaños de mi sobrina, volví a casa de mis padres a coger la ropa que me había llevado para esos días (y ya de paso aprovechando la coyuntura, me quedé a cenar). Llegó la hora de irse, pero como mi padre había comprado comida en cantidades industriales (creo que confundió "para un régimen" con "para un regimiento"), mi madre me acompañó en el metro para ayudarme a llevar la ropa, la sandía, las naranjas, el jamón york, los yogures... (creo que os hacéis una idea).

Llegamos a mi jogar dulce jogar, y no veo nada. Y es que las luces no se encienden. Caca.

Después de soltar un "mecagon..." por lo bajinis (mi madre jura -igual que yo- como un marinero retirado, pero si nos oye a nosotros decir palabrotas la mirada de reprobación -como poco- nos la llevamos fijo), subo el interruptor general y lo primero que hago es ir a la nevera. El congelador, con toda la comida a medio descongelar y lleno de agua. La nevera huele raro (o sea, como siempre, pero más). Y además hay polillitas y gusanitos en una parte del techo. Quiero llorar.

Mientras tanto mi madre se pone manos a la obra y entre las dos salvamos lo que podemos de la comida, y lo que no, a la basura. Limpiamos la cocina, el congelador, tiramos comida podrida de la nevera y cuando la crisis está un poco bajo control, me deja sola no sin repetirme veinte veces que me eche los colirios, las lágrimas, que tenga cuidado, que no le abra la puerta a nadie, que no hable con extraños ni les coja caramelos... Yo me quedo matando polillas, hasta que es tarde, y me voy a la habitación e intento (sin éxito) encender el ordenador. Y digo sin éxito, porque efectivamente, no enciende. Quiero llorar. Más.

Me echo los colirios, las lágrimas, y con los ojillos enrojecidos, no sé si por mi mala suerte o por las gotas, me voy a mi cama. A mimir. Hasta las ocho de la mañana, porque ya tengo la hora cogida ¬¬


Y eso es todo por el momento. Todavía veo las cosas un poco borrosas, pero cada día veo un poquitín mejor. Sigo aburrida, solo que en mi casa, pero es lo que tengo yo en verano, que la astenia primaveral me afecta hasta mi cumpleaños, que es casi en otoño xD

Gafotas no more

2 comentarios


Hace once años (madrequéviejasoy), cuando empecé a dar dibujo técnico en el insti, descubrí con horror que cuando la sita pintaba cositas en la pizarra, no veía nada a no ser que achinara los ojos mucho mucho (y a veces ni por ésas). Así que me fui con Darth Isabel a la óptica, me hicieron leer letras de un cartel y descubrieron que, entre las muchas virtudes que he heredado de mi pattre (mi altura imponente, ese cuerpo ejcándalo, la tensión un pelín alta, la cara de juez...), también se encontraba el astigmatismo v_v

Podía haber heredado sus ojos verdes, pero eso iría en contra de mi karma, que es un cachondo ¬¬

Desde entonces, tres pares de gafas (seguiría con las primeras, que eran talmente de azafata del undostres, si no fuera porque algún/a capullo/a me las robó en unos baños de Praga ¬¬), varios juegos de lentillas (con historia gore en la que se me partía una dentro de un ojo y el fragmento no salió hasta dos días más tarde), dos pares de gafas de sol graduadas (seguiría con las primeras si no fuera porque otro/a capullo/a me las robó en un p*t* Starbucks ¬¬)... y visto lo visto (y nunca mejor dicho), entre las gafas que rompo o las que me roban, más me valía tomar medidas desesperadas xD

Además, que será una tontería, pero desde que oí que la mirada de la gente que lleva gafas se hace con los años más y más hundida, me dio cosita (porque mis ojos, legañosos, ojerosos y todo lo que termine en -osos que quieras, pero son la parte de mi cuerpo que más me gusta - por no decir la única).

Así que mañana me operan de los ojitos, y estaré varios días de baja sin poder actualizar (es una excusa, lo sé xD), pero cuando vuelva, prometo actualizar, que además ya estoy de vacaciones (yupiiiiii) y espero tener algo más de vida social (JA!)

Hale, a cuidarse!

Soy jefa

1 comentarios

Soy jefa. O más bien responsable, que es algo que ya me decían las mamás de mis amigas cuando íbamos al cole, que las dejaban salir si iban conmigo "porque Zupe es muy responsable". Por supuesto, esta táctica no funcionaba con mi madre, que me conoce de sobra y sabe que yo, de responsable, lo justito xD

El caso es que me han puesto a dos chicas a mi cargo en el tajo. Se supone que tengo que "formarlas" (= darles material de lectura hasta que las siglas les salgan por las orejas o hasta que griten BASTA, lo que ocurra antes) y derivarles trabajo. Como decía mi jefe: "y de ahí, delegar, delegar..." con media sonrisilla de satisfacción porque es lo que él ha empezado a hacer: delegar.

Lo malo de ser responsable y no jefa es principalmente que cobro lo mismo o menos (esto es un inconveniente incluso si fuese una cabra loca xD) y que ahora cuando la cague, en vez de pasar desapercibida, se notará un huevo, porque será por triplicado, como los formularios (evidentemente, cuando haga las cosas bien, no se notará el triple, porque se supone que las tengo que hacer bien siempre *suspiro*).

Otra cosa en su contra es la responsabilidad. Como ya he dicho, sólo mi madre sabe lo irresponsable que soy: tengo al resto del mundo completamente engañado xD Así que cuando alguna de "mis chicas" (siempre he querido decir eso, sólo que con otras connotaciones xD) me viene a preguntar qué hace o cómo se hace lo que sea, ávida de conocimientos, es como estar en un examen permanente, en el que las fases suelen ser:

1. Fase vocálica: Eeeeeeeeehhhhh... Aaaahhhmmmmm....
2. Fase de ganar tiempo: Déjame cinco minutos que termine este mail...
3. Fase de buscar (en soledad) qué coño me están preguntando: Vale todo, quicir, desde San Google hasta Santa Wikipedia.
4. Fase de asunción de responsabilidad (¿asunción existe? - aparte de como nombre de chica que ya sé que sí ¬¬): Venga, siéntate aquí a mi vera que lo vemos despacito.

La última fase suele acabar con una chapa mía insufrible, que además cumple el objetivo de desanimarlas a preguntar otra vez xDDD

Lo bueno de todo esto es que si me hundo en la miseria como ingiñera, siempre podré ser profe, porque ese reparo mío de "modelar jóvenes mentes" ya me lo he quitao. Total, si aprendan lo que aprendan al final se van a encontrar con alguien como yo...