Browned

5 comentarios

¿Qué hace que un marrón inocente se convierta en O Rei do Marron?

1.- Que no tenga nada que ver contigo
2.- Que sea en Francia.
3.- Que en Francia haya huelga general el día que se supone que tengo que volver.

*suspiro*

En fin, volveré. Creo...

Atrapados en la red

2 comentarios

Así se llamaba una canción (no excesivamente brillante, pero muy pegadiza) de Tam Tam Go!, que fue el éxito del verano de hace unos añitos, que trataba de un buen mozo que buscaba el amor en intenné. Ah... craso error.

O al menos para mí. Desde mis primeros pasitos fuera del armario en los que Leda intentaba (sin éxito) guiarme por el "buen" camino, me recomendaba apuntarme a foros de bolleras, meterme en chats... y esas cosas que, a juzgar por los actores que salen en el Diario de Patricia (aunque ahora no es Patricia, sino otra, que ya me queda la duda de si también se llama Patricia o no...), esas cosas, decía, que aparentemente a la gente le funcionan.

Donde gente es cualquiera menos yo, claro xD



Personalmente, creo que el ligoteo por internet es un don. Se tiene o no se tiene. ¿Se adquiere? Mmmhhhheeee... supongo que sí. ¿Se pierde? Fijo, porque yo una vez lo tuve, pero no sé qué coño hice que lo perdí xD Y después de analizar durante mucho tiempo en qué consiste exactamente ese "don", puedo decir que se trata de tener paciencia (mucha paciencia), cara -si es bonita mejor, pero no es requisito- y ganas, tres requisitos que cada vez me escasean más.

Y luego está el hecho de que el "ganao" cada vez dé más miedo. Si me meto en un foro, es muy probable que al 70% no las entienda cuando escriben (o peor, que me dé tanto miedo lo que escriben que preferiría no entenderlo). Del resto, el 29% tienen pareja, y yo tengo el pequeñísimo problema de respetar ese tipo de cosas (ya, yo también me odio por ello), y el 1% serían geniales... si dieran señales de vida.

En los chats es aún peor. Últimamente he tenido las experiencias más raras desde que empecé a toquetear por interné: (Basado en hechos reales)
a) locas peligrosas con las que la conversación es "-Hola -Hola -¿Me das tu teléfono? Tranquila, que puedes confiar en mí."
b) loc@s peligros@s con l@s que la conversación es "-Hola -Hola -¿Me mandas una foto? -.... " (los puntos suspensivos indican el momento en el que la otra parte se desconecta - del susto, sospecho)
c) loc@s peligros@s con l@s que la conversación es "-Hola -Hola -¿Me mandas una foto en ropa interior? -...." (los puntos suspensivos indican el momento en el que yo me desconecto - del susto, sip).

Pero obviando todas esas historias para no dormir (porque a pesar de todo, soy una optimista xD) y aunque la cosa esté muy malita, el que yo siga a dos velas es culpa de mi falta de arrojo, decisión, y asertividad (y no me refiero a las gardenias de Pato xD), porque estoy convencida de que aunque sea por una pura fluctuación estadística, tiene que haber alguien por ahí perdido para mí. Mi ex solía decir que el problema de las bolleras es que no entramos a nadie, y mira que me jode darle la razón, pero en eso, la tenía.

PS: Joder, yo hoy quería escribir algo de risa, pero al final me ha quedado un post triste triste. ¿Qué me está pasando? T_T

No subject

4 comentarios

Compartes genes, compartes ADN. Compartes apellidos, historia, más de 20 años de historia en común. Compartes cumpleaños, días del padre, de la madre. Compartes épocas de exámenes, repasos de lecciones, aprobados. Compartes vacaciones. Compartes miles de desayunos, comidas y cenas.

Y llega un día en el que de pronto, no lo reconoces y te das cuenta de que has estado casi toda tu vida conviviendo con un extraño.

Ni el día de Reyes que era el único día del año en el que era capaz de olvidarme de las mierdas familiares por un momento me lo vais a respetar. Estoy harta. HARTA.

Y ya no sé si debería quedarme tanteando la orilla del barrizal o hundirme de todo en el fango.